viernes, 19 de octubre de 2007

¿Somos dependientes del celular?

Estaba esta mañana mirando las noticias en la tv, y salio un reportaje que decia que los chilenos somos dependientes de nuestro celular, todo esto obviamente avalado por multiples encuestas y estudios. Comentando con varios amigos, muchos creen que es indispensable para la vida diaria, que es necesario para estar comunicados y conectados con lo que ocurre en sus hogares y con sus pares. Debo decir que yo estoy deacuerdo con ellos, soy adicta al celular, no puedo estar sin el, es más, si se me queda en la casa vuelvo a buscarlo, son muy pocas las veces que no lo llevo a alguna parte, y aun peor, tengo dos celulares!!!!, por si no se pueden comunicar a uno me llaman al otro.

Yo creo y considero que el celular es una de las TICS mas importantes que hay en estos momentos, nos permiten estar comunicados, informarnos de lo que pasa en el mundo, enviar y recibir mails, organizar nuestro dia en la agenda y muchas otras aplicaciones que tal vez no conozco. Por lo tanto debo concordar con el reportaje de la tv: soy dependiente de mi celular.
Tal vez esta situacion sea una de las consecuencias de la globalizacion, no, corrigo, es una consecuencia de la globalizacion, estamos (me incluyo) mas preocupados de un pequeño aparatito, que de lo que ocurre dia a dia con nuestro mundo.

2 comentarios:

Fernanda dijo...

Hola
soy una compañera y ando posteando. Yo creo que si somos dependientes de los celulares, bueno, es ovbio en realidad ya que un gran porcentaje de los chilenos tenemos celular. Ahora se incrementa el uso ya que salen celulares con diversas funciones y colores que motivan a la gente a comprar el suyo. En lo personal, me carga andar con mi celular, en especial cuando suena no me gusta, pero hay que admitir que es un mal necesario o quizas una costumbre, ya que no se pue evitar su uso.

Andrés Cea dijo...

No solo los celulares se están convirtiendo en una necesidad hoy en día, cada día vemos que aparecen nuevos dispositivos móviles que prometen simplificarnos la vida (Pocket PCs, PDAs, etc). Mi opinión respecto a esta tendencia es que, como para todas las cosas siempre hay un límite, y en este caso es responsabilidad decidir que tan dependiente somos de estos aparatitos.